Buscar
  • Mónica Ibáñez

Empleados más felices, empresas más productivas


Hace cincuenta años la gente buscaba un trabajo estable, que le diera la economía suficiente para poder vivir en una buena casa, educar a sus hijos y viajar de vacaciones en verano. El trabajo era una forma de estatus y una fuente de orgullo.

Las cosas han cambiado y en una entorno más estable, en la actualidad, basamos la felicidad en un nuevo paradigma. 


Las nuevas generaciones buscan el bienestar más allá de su puesto de trabajo y no tienen problema en cambiar de empresa una y otra vez hasta encontrar aquella que se ajuste a su filosofía de vida y, aún así, no será por mucho tiempo. La empresa es un medio para conseguir una economía que permita un estilo de vida, no un fin en sí misma.


Así que, ¿cómo retener el talento? 


Sentirse parte de la empresa, tener la capacidad para desarrollarse y crecer, poder emprender, ser escuchado y comprendido son algunas de las necesidades del empleado de hoy en día.


Según la consultora Gallup existen 5 elementos que tenemos en común todas las personas y que nos permiten crecer y desarrollarnos y, que por tanto, nos permiten ser felices:



Salud: buena salud y energía para poder acometer las tareas diarias

Propósito: estar contento con lo que haces cada día y motivado para alcanzar tus metas

Social: tener relaciones que te apoyen y te quieran

Finanzas: gestionar tu economía de forma que se reduzca el estrés y se incremente la seguridad

Comunidad: vivir en un lugar que te guste y te haga sentir orgulloso y seguro 


Fuente: Gallup



En España trabajamos una media de 8 horas diarias a lo que se suman descansos para comer y desplazamientos. Es decir, nos pasamos la mayor parte del día en el trabajo. 

Si las personas no encuentran los 5 elementos anteriores en su entorno laboral, difícilmente van a crecer, desarrollarse y sentirse felices en su empresa.


Es sabido que los empleados motivados y felices son más eficientes, se sienten más comprometidos con la empresa e incrementan su sentimiento de pertenencia; como consecuencia aumenta la productividad de la empresa. 


Viendo los resultados de los estudios a continuación, ¿qué empresa no apostaría por el bienestar de sus empleados?




Fuente: CLAFO


Está demostrado que la felicidad y el bienestar son contagiosos y permeables. 

Cuando la empresa invierte en el desarrollo y crecimiento de sus trabajadores y se preocupa por motivar a sus directivos estos, a su vez, motivarán a sus equipos. El buen ambiente laboral se extenderá por la empresa y no sólo eso, si no que se beneficiarán familiares y el entorno más cercano.


Y, ¿qué trabajador no querría formar parte de un equipo en el que se vela por su bienestar?


En Inspira events te ayudamos a conseguir el mejor ambiente laboral. Ponte en contacto con nosotros en info@inspiraevents.com, hablemos de las necesidades de tu empresa y te proponemos la mejor solución.



11 vistas